Proyecto educatívo



NIÑOS DE 0 A 1 AÑO

Para los más pequeños del centro se ha desarrollado un proyecto acorde a su edad y a sus necesidades, ya que esta etapa es muy importante.
Su sistema nervioso, está madurando rápidamente lo que le facilita una mayor coordinación en las actividades y un mejor aprendizaje para pensar, procesar y transformar la información que reciben de su entorno. Aprenden rápidamente de las relaciones que se tejen en el contexto familiar y en todos los ambientes sociales donde conviven.
Por esto, es muy importante que exista un proyecto donde los cuidados, la atención y el trabajo con ellos les estimule para que sigan indagando su entorno y avancen en su desarrollo.

Este proyecto que proponemos se divide en tres trimestres. El método empleado nos va a hacer alcanzar los siguientes objetivos:
-         Desarrollo físico, motriz, cognitivo y afectivo-social teniendo en cuenta el desarrollo de aprendizaje de cada niño.
-         Establecer rutinas que le proporcionen seguridad a la vez que adquieren noción del tiempo.
             Para el óptimo desarrollo integral trabajamos LA LENGUA DE SIGNOS a diario con nuestros bebés.

Las actividades que realizaremos para la consecución de los citados objetivos se basarán en:
-         Desarrollo motor grueso.
-         Desarrollo perceptivo-cognitivo.
-         Habilidades sociales y autonomía personal.
-         Estimulación infantil.
    Lengua de signos.
-         Masaje infantil (un día a la semana).
-         Musicoterapia (un día a la semana).


NIÑOS DE 1 A 2 AÑOS

La mayoría de niños de esta etapa aprenden a caminar, hablar, resolver problemas y relacionarse con otros niños. Se caracteriza por una conducta esencialmente motora.

El grupo de niños de esta edad tiene un tiempo de atención limitada, quieren aprender a ser independientes y por esta razón quieren hacer las cosas por si mismos, tienen sus propias ideas sobre cómo deben suceder ciertas cosas, y usan "NO" muchas veces al día.

Los niños de esta edad tienen mucha energía y muchas ideas, buscan su independencia y desplazarse libremente, necesitan tocar, manipular, explorar el medio que les rodea.

Piaget distingue cinco conductas que aparecen casi simultáneamente en los niños en el curso del segundo año de vida:
La imitación diferida (cuando el niño reproduce gestos, movimientos o palabras de otras personas en ausencia de estas).
El juego simbólico (aquel en donde los niños "hacen como si" fuera verdad imitando roles).
El dibujo (por pequeños que sean sus diseños, es capaz de darles significados si encuentra alguien interesado en su producción).
La imagen mental (logra su permanencia en la mente del niño cuando puede evocar objetos, personas o situaciones no presentes).
La evocación verbal de acontecimientos (expresarse a través de balbuceos o palabras, que pueden ser acompañadas por gestos.

Tenemos claro que cada niño tiene un ritmo de maduración y un sistema de aprendizaje diferente sobre el que nos basaremos.

Trabajamos, dentro de las características motrices, la coordinación de todas las partes del cuerpo. Gracias al movimiento y autonomía que irán adquiriendo los niños podrán desarrollar sus características cognitivas, explorando y descubriendo el entorno que los rodea.

Con la adquisición de un movimiento coordinado tendrán autonomía y autocontrol y tendrán un adiestramiento favorable en la orientación dentro del espacio.

En su desarrollo lingüístico, conseguirán emplear el lenguaje para comunicarse con el resto de los niños, la familia, los profesores y personas de su entorno.

Este proyecto que proponemos se divide en tres trimestres. El método empleado nos va a hacer alcanzar los siguientes objetivos:
-         La coordinación motriz de todas las partes del cuerpo.
-         El desarrollo lingüístico.
-         El desarrollo afectivo-social.

Las actividades que realizaremos para la consecución de los citados objetivos se basarán en:
-         La coordinación óculo-manual y óculo-pedal.
-         El ascenso y descenso de peldaños
-         El conocimiento de sí mismo, del entorno y de los demás.
-         Desarrollo perceptivo-cognitivo.
-         Habilidades sociales y autonomía personal.
-         Estimulación infantil.
-         Bits de inteligencia
-         Musicoterapia.


NIÑOS DE 2 A 3 AÑOS

El grupo de 2 a 3 años marca el limite entre la edad temprana y preescolar. Los niños comienzan a incorporar nuevas formas de movimiento y los expresan con mayor independencia. Es una etapa de gran expresión motriz, pero algunos de los movimientos no están totalmente logrados (subir y bajar escalones, saltar desde pequeñas alturas, caminar por planos elevados). El exceso de atención, por parte de los adultos,  limita las posibilidades del niño.
En este sentido debemos procurar brindar al niño nuestra confianza y proporcionarle la mayor seguridad posible en los lugares y objetos donde actúa, sin limitar o interrumpir de forma brusca sus movimientos. Podemos ofrecerle diferentes niveles de ayuda cuando lo requieran.

En este grupo de edad se destaca también una mayor incidencia del segundo sistema de señales, pues el lenguaje del niño se enriquece aumentando el vocabulario y hay una mejor comprensión del lenguaje del adulto. En la medida que se desarrolla el lenguaje y el pensamiento del niño, se modifica cualitativamente la comprensión del lenguaje del adulto, el pequeño no solo comprende sino que comienza a escuchar con interés. El niño, en esta etapa mejora su sociabilidad gracias a la comunicación y:
- Trabaja su capacidad de comprensión lingüística y de comunicarse. El desarrollo del lenguaje va a ser muy rápido y le ayudará a socializar y a expresarse.
- Apoya su desarrollo madurativo y emocional: descubre la importancia del juego simbólico y fomenta su creatividad.
- Conoce las pautas para llevar una educación basada en un estilo responsable y marcada por una disciplina positiva.

Tenemos claro que cada niño tiene un ritmo de maduración y un sistema de aprendizaje diferente, por lo que debemos conseguir que cada uno pueda progresar de acuerdo a sus posibilidades y limitaciones.

Este proyecto que proponemos se divide en tres trimestres. El método empleado está respaldado por una de las mejores editoriales del momento. La editorial ANAYA.

En esta etapa contribuiremos a desarrollar las capacidades cognitiva, afectiva, social, comunicativa y motórica que les van a permitir:

-          Descubrir,  conocer y controlar progresivamente su cuerpo, sus elementos básicos y características, actuando cada vez de forma más autónoma, valorando sus posibilidades y limitaciones para ir adquiriendo una imagen positiva de si mismo.
-          Observar y explorar su entorno más inmediato y los elementos que lo configuran.
-          Iniciarse en la participación y descubrimiento de las manifestaciones culturales de cada época.
-          Comprender los mensajes orales y comunicarse con los demás para expresar sus sentimientos, deseos y experiencias, aprendiendo a regular su comportamiento.
-          Desarrollar capacidades sensoriales.
-          Identificar y expresar sus necesidades básicas de salud y bienestar (control de esfínteres), resolviendo de forma autónoma algunas de ellas mediante estrategias de cuidado, alimentación e higiene para conseguir hábitos de vida saludable
-          Participar en el juego, en rutinas y otras actividades, disfrutando y aprendiendo de cada momento que el niño esta en el centro.
Estos objetivos se desarrollarán dentro de un programa de actividades, individuales, colectivas, libres y dirigidas trabajando:
-          la grafo-motricidad.
-          la psicomotricidad.
-          el idioma inglés.
Todo ello a través de estos aspectos:
·        Aprendizaje significativo. Partiremos de los conocimientos previos del niño para ir ampliando su bagaje lingüístico y de contenidos.
·        Enfoque globalizador. Acercaremos al niño la realidad inmediata de forma global, integral y completa mediante manipulación, interiorización y expresión.
·        Actividad Y Juego. El niño es el que construye su propio conocimiento, por lo que una breve acción y experimentación son las principales fuentes para el aprendizaje y el desarrollo, siendo el juego la actividad propia de esta etapa
·        Afectividad y Socialización. En el centro vamos a crear un ambiente calido, no solo por la decoración sino también por el personal. Un ambiente lo mas acogedor y afectuoso posible hace que el niño se sienta querido y animado a explorar y conocer lo que le rodea. Consideramos imprescindible el vínculo afectivo entre los educadores y los niños para trasmitirles la seguridad que necesitan para su correcto desarrollo y autonomía.