miércoles, 12 de febrero de 2014

LA MEJOR PROFE DE PRÁCTICAS

Todo comenzó en octubre del año 2013, cuando una chica llamada Miriam llegaba a la guardería para realizar unas prácticas. 
Y no sólo hizo las prácticas, también nos pintó el mural del pasillo que va al gimnasio.
Mirad qué bonito lo hizo. Parece que estamos en el mar.



Seguro que ha aprendido mucho, pero nosotros de ella también. 
Sabemos que nos quiere y nos lleva en su corazón, pero nosotros también la queremos y por eso la hicimos este regalo en el que participamos todos.

Le gustó mucho, mirad.